miércoles, 22 de noviembre de 2017

Caries: Afecciones bucales y su tratamiento con la Fitoterapia, 1ª parte


Aftas, Caries, Halitosis,…….                                                                                                                               La mayoría de las afecciones bucales precisan normas de prevención e higiene, y pueden encontrar una fácil solución en la Fitoterapia

   Las afecciones bucales son muy comunes, y aunque la mayoría de ellas se consideran banales, no
podemos olvidar que la boca es el lugar por donde entran todos los alimentos, de modo que si el proceso alimentario no empieza correctamente, posiblemente luego no se desarrollará de forma adecuada.
   Además, la delicada mucosa bucal, sometida a tantos esfuerzos al tratarse de una frontera entre el medio interno estéril y el medio ambiente contaminado que nos rodea, es también un barómetro que muestra en cierta manera el estado inmunitario de nuestro organismo.
Caries dental
   La caries dental es una de las enfermedades más comunes de la humanidad. Los vestigios arqueológicos indican que antes de la edad de bronce era un fenómeno más bien raro, que aumentó entre desde esa etapa hasta la época feudal, para posteriormente ir incrementando de modo progresivo hasta tener un crecimiento astronómico en las últimas décadas, con la aparición de la alimentación moderna. Así, en poblaciones como por ejemplo los esquimales o los polinesios, donde la caries era relativamente desconocida hace unas décadas, ésta tiene hoy en día una incidencia mucho mayor desde la introducción de la alimentación moderna en su dieta.
   Si bien se ha especulado que la caries es una enfermedad infecciosa, e incluso se han identificado los microorganismos responsables de ella, no podemos dejar de considerar que en el fondo se trata del resultado de un desequilibrio biológico.
Cómo aparece
   En la producción de la caries actúan principalmente tres mecanismos principales:
- Crecimiento de bacterias que producen residuos ácidos
- Cavidades donde se asientan las bacterias
- Azúcares e hidratos de carbono, que alimentan a esas bacterias y crean el medio ambiente apropiado
   Con la caries se desarrolla la placa dentaria, una especie de “pegamento” que se fija en el esmalte y que proviene de la saliva y de ciertos alimentos, sobre la cual se asientan y se desarrollan las bacterias. Este sedimento orgánico se adhiere al esmalte de los dientes mediante una especie de película, formada mayoritariamente por proteínas. En presencia de hidratos de carbono (glúcidos), el pH del medio ambiente se acidifica de forma importante.
   Cuando la sacarosa se desdobla para obtener energía, se liberan ácidos que atacan y desorganizan los cristales de apatita del esmalte, y que forman en el interior del diente microcanales donde se asientan las bacterias, que se alimentan de los glúcidos. La caries se inicia como una mancha de color tiza en el esmalte dentario, pero luego infiltra el diente y produce una lesión del tejido dentario.
Características personales
   Las características de cada persona son muy importantes al valorar la aparición de la caries, porque hay familias donde esta afección es más frecuente que en otras, ya que es evidente que no sólo se transmiten los genes, sino también, por ejemplo, las costumbres de alimentación.
   La edad es otro de los factores importantes en el desarrollo de este problema, ya que entre los seis y quince años hay un aumento notable de la aparición de la caries, que a partir de esa edad tiene tendencia a disminuir con excepciones como el caso del embarazo. En esta situación, las necesidades minerales del feto son altas, y se absorben a costa de descalcificar a la madre, este es el motivo por el que algunas madres dicen “cada hijo me ha costado un diente”.
La saliva
    El buen estado de la saliva también es un factor de gran importancia en el desarrollo de la caries, ya que su composición es variable, de forma que se distinguen tres tipos diferentes de saliva:
- De defensa: realiza una genuina función de limpieza bucal, previniendo de la caries y de todo tipo de infecciones.
- Digestiva: es muy variable y puede estimular o inhibir la caries en función de los alimentos que hemos ingerido.
- De reposo: es la que baña los dientes cuando no existe ningún tipo de estímulo, y tiene una función genéricamente reparadora y cicatrizante.
   Los dientes, para tener un adecuado hábitat, deben estar permanentemente bañados en saliva. La falta de saliva suficiente es un factor que aumenta el desarrollo de la caries dental, ya que contiene una sustancia denominada lisozima, con una función de defensa de tipo antibiótico. No podemos olvidar también que a través de la saliva se eliminan muchas sustancias (tóxicas o no), presentes en nuestro organismo. De este modo, el exceso de bismuto, de flúor, o de plomo, se elimina también a través de la saliva y llega a impregnar los dientes.
Alimentación y prevención
   Los alimentos blandos, pasados en forma de puré o manipulados, estimulan la caries al producir un menor estímulo mecánico de los dientes, lo cual deteriora su fortaleza.
   Sin embargo, el factor más importante en su aparición es el consumo de azúcares (en alimentos generalmente blandos). El gusto dulce es agradable, antidepresivo, y no debe prohibirse de forma talante. Algunos estudios recientes indican que posiblemente este amor por lo dulce es casi un instinto de especie ligado a nuestras características genéticas, y es que en los alimentos naturales, el dulce se asocia a las mejores fuentes’ de energía.
   Pero la industrialización de los alimentos y los cambios dietéticos modernos, con la aparición por ejemplo de los edulcorantes, han desvirtuado este deseo genético, haciéndolo nocivo en algunos casos. A pesar de todo, la capacidad cariogénica de los azúcares es un hecho ampliamente demostrado.
   La problemática de los hidratos de carbono es su acción específica en la boca, ya que ratones de laboratorio a los cuales se les administraban azúcares por sonda no padecían más caries que los que tenían una alimentación más equilibrada. Por otra parte, personas con ciertas enfermedades como la diabetes o fructosemia, que no pueden ingerir azúcares o lo hacen en muy poca cantidad, tienen una tasa muy baja de caries dental.
Higiene bucal
   La higiene bucal juega un papel vital en el tratamiento y prevención de la caries y el cepil1ado frecuente de los dientes es sin lugar a dudas uno de los elementos mas importantes, por lo que éste se hará especialmente inmediatamente después de comer dulces (los dulces en si no producen caries, sino su permanencia en la boca).
   Los dentríficos y los enjuagues con flúor se han remendado como preventivos de la caries, ya que el flúor estimula el crecimiento de la matriz ósea de
los dientes (y del resto de huesos del cuerpo). A1gunos especulan, sin embargo, que aunque en estos casos hay menos caries paradójicamente los dientes sor más débiles, lo que sí está claro la causa de la caries no es la falta de flúor aunque su suplementación pueda reducir su incidencia.

 

 

martes, 21 de noviembre de 2017

El Cacao. 3ª y última parte


La leyenda
   De acuerdo con la mitología maya, Kukullcán le dio el Cacao a los mayas después de la creación de la humanidad, hecha de maíz (lxim) por la diosa Xmucané (Bogin 1997, Coe 1996, Montejo 1999, Tedlock 1985). Los mayas celebraban un festival anual en abril, para honrar al dios del Cacao, Ek Chuah, un evento que incluía sacrificios de perros y otros animales con marcas pintadas de chocolate, ofrendas de Cacao, plumas, incienso e intercambios de regalos.
   Los aztecas adaptaron la misma leyenda así: El dios Quetzalcóatl (representado por los mortales como ‘la serpiente emplumada’) bajó de los cielos para transmitir sabiduría a los hombres y les trajo un regalo, la planta del Cacao. Al parecer, los otros dioses no le perdonaron que diera a conocer un alimento divino y se vengaron desterrándolo, fue expulsado de sus tierras por el dios Txktlpohk, esta versión en realidad es una confusión con la versión griega acerca del fuego robado a los dioses por Prometeo (recuérdese que los mayas relacionan el Cacao con el fuego y el agua). Otra versión cuenta que Quetzalcóatl era un dios bondadoso que estaba enfrentado a Tezcatlipoca, el dios cruel, este pudo más que él y lo condenó al destierro. Sea como sea la historia, lo cierto es que antes de marcharse prometió volver por donde sale el sol en el año ceacatl,
según el calendario azteca, lo que luego se asoció con la llegada de Hernán Cortés.
Los ritos
   Más allá de leyendas, el cacao tenía una función esencial en los ritos religiosos, ya los mayas creían que la bebida que se conseguía tostando y machacando los frutos les alimentaría después de la muerte. Se celebraban rituales religiosos en diferentes fases del cultivo del Cacao. Se celebraba una fiesta de la siembra en honor de sus dioses donde sacrificaban a un perro al que habían pintado una mancha de color Cacao sobre la piel. Otra práctica habitual obligaba a los plantadores a mantenerse célibes durante trece noches. Al llegar a la décimo cuarta, podían yacer con sus esposas y luego proceder a la siembra del cacao. Otra ceremonia consistía en colocar las semillas en unos pequeños cuencos antes de efectuar unos rituales secretos en presencia de un ídolo. Luego se extraía sangre de diferentes partes del cuerpo de una víctima humana para ungir al ídolo. Otra práctica era regar la tierra que tenía que ser sembrada con la sangre del sacrificio de unas aves, etc.
   En cuanto a los aztecas, sabían que una taza de xocolatl eliminaba el cansancio y estimulaba las capacidades psíquicas y mentales. Para los aztecas el xocolatl era una fuente de sabiduría espiritual, energía corporal y potencia sexual. Era muy apreciado como producto afrodisiaco y era una de las bebidas favoritas en las ceremonias nupciales. Era una bebida reservada a la dite y se denominaba también oro líquido, pues los granos de Cacao se usaban como moneda. Así, con cuatro granos se podía comprar un conejo, con 10, la compañia de una dama, y con 100, un esclavo. Los aztecas se adornaban la cara con chocolate en sus ceremonias religiosas.
Al ver que los granos de Cacao se usaban como moneda y que los aztecas atribuían a la bebida de Cacao virtudes reconstituyentes y afrodisíacas, Hernán Cortés decidió explotarlo comercialmente. Creó plantaciones en México, Trinidad y Haití, e incluso en una isla de África occidental Desde esa isla, el cultivo del Cacao se extendió a Ghana en 1879.
Nutrición y beneficios a la salud
Los granos de cacao contienen:
• 54% manteca de cacao
• 1l.5% proteínas
• 9% celulosa
• 7.5% almidón y pentosanos
• 6% taninos                                                                                                                                                                          • 5% agua
• 2.6% oligoelementos y sales
• 2% ácidos orgánicos y esencias
• 1.2% teobromina
• 1% azúcares
• 0.2% cafeína
   El Cacao contiene además muchas sustancias importantes (se estima unas 300) como la anandamida, arginina, dopamina (neurotransmisor), epicatequina (antioxidante),2 histamina, magnesio, serotonina (neurotransmisor), Iriptófano (esencial para suscitar la liberación del neurotransmisor serotonina), feniletilamina (FEA), polifenoles (antioxidantes), tiramina, salsolinol y flavonoides. Su efecto estimulante se debe a la teobromina3 que produce un aumento del nivel de serotonina y dopamina.4 Productos a base de Cacao que contiene azúcar pueden intensificar más el efecto estimulante a través del mayor aumento del nivel de serotonina y dopainina. La concentración de feniletilamina no estimula por ser eliminada rápidamente por el organismo. También la dosis de dopamina contenida es demasiado baja como causar efectos estimulantes directos. Cabe señalar que la teobromina puede ser tóxica para perros y gatos.
   El descubrimiento de la epicatequina (polifenol) en el Cacao causó sensación por sus propiedades benéficas para la salud. De acuerdo al profesor Norman Hollenberg de la Escuela de Medicina de Harvard que realizó un estadio al respecto, la epicatequina podría reducir el riesgo de las cuatro enfermedades  más comunes de los países occidentales (derrame cerebral, ataque cardíaco, cáncer y diabetes) a menos del 10%. El investigó los efectos de la epicatequina en personas mayores provenientes de distintas culturas, entre ellas cientos de kunas, en los últimos 15 años. Hollenberg señala que su interés fue despertado por los kunas que no sufren de presión arterial alta. La comarca indígena autónoma Kuna Yala (antes “San Blas’) está ubicada en la costa este del Caribe panameño. Hollenberg comparó las causas de muerte de los certificados de defunción de los kunas que consumen toda su vida mucho Cacao con los de los otros panameños durante un periodo de cuatro años (2000-2004). En la comunidad científica existen opiniones divergentes sobre el tema. A pesar de que la correlación entre enfermedad o gozo de buena salud y el consumo de Cacao rico en flavonoles es evidente estadísticamente, se la debe analizar críticamente y considerar otros factores de vida en los grupos estudiados. Investigaciones en curso podrán establecer conclusiones definitivas sobre el tema.
Propiedades
   El cocimiento de semillas y hojas se usa para tratar asma, debilidad, diarrea, fracturas, hijillo, inapetencia, malaria, parasitismo, pulmonía, tos, cólico y envenenamiento.
   El aceite de semilla se usa para tratar heridas, erupciones, quemaduras, labio rajado, afecciones dérmicas, dolor de muela, fatiga, malaria y reumatismo.
   Las hojas tiernas se usan para desinfectar heridas.
Contraindicaciones: Puede provocar migrañas o jaquecas y molestias gastrointestinales.


 

 

lunes, 20 de noviembre de 2017

El Cacao, 2ª parte


Países productores
   El Cacao se cultiva principalmente en África del Oeste, América Central, Sudamérica y Asia. Según la producción anual, recogida por la UNCTAD para el año agrícola 2005/06” los ocho mayores países productores del mundo son (en orden descendente) Costa de Marfil (38%), Ghana (19%), Indonesia (13%), Nigeria (5%), Brasil (5%), Camerún (5%), Ecuador (4%) y Malasia (1%). Estos países representan el 90% de la producción mundial.
   Los principales productores son también los mayores exportadores, con excepción de Brasil y Malasia cuyo consumo interno absorbe la mayor parte de su producción. En América Latina, por ejemplo, las exportaciones de Cacao de República Dominicana superan a las de Brasil.
• América del Norte: México
• América Central: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Panamá, Jamaica, Nicaragua, Granada y las Antillas.
• América del Sur: Brasil, Ecuador, Bolivia, Colombia, Perú y Venezuela (véase Chuao).
• África: Camerún, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, y Santo Tomé y Príncipe.
• Asia: Indonesia (Java y Sumatra, principalmente), Sri Lanka y Malasia.
• Oceanía: Samoa y Nueva Guinea.
Apuntes históricos
   Los primeros árboles del Cacao crecían de forma natural a la sombra de las selvas tropicales de las cuencas del Amazonas y del Orinoco, hace unos 4000 años.’ Los primeros cultivadores en Centroamérica fueron los habitantes del sitio de Puerto Escondido, en Honduras, alrededor de 1100 a. C. Entre 600 y 400 a. C. se extendió a Belice también. A la temporada de la civilización Olmeca, cerca de 900 a. C. es probable que la siembra de Cacao fue extensivo en Mesoamérica.
   En 2006, el investigador John Henderson, de la Universidad de Corneil en Íthaca, Nueva York, realizó un estudio donde encontró que los vestigios más antiguos sobre el uso del cacao como bebida se situaban 1.100 años antes de Cristo. Sin embargo, estudios recientes realizados por investigadores mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de las universidades de Columbia, Arizona, Yale, Wisconsin y Kennesaw, señalan que existen evidencias del consumo de cacao como bebida en el periodo formativo (1900 -900 a. C), es decir, 800 años antes de lo que se creía hasta ahora. Los residuos de una bebida preparada a base de Cacao fueron localizados en una vasija de cerámica encontrada durante las excavaciones realizadas en el sitio sagrado del Cerro Manatí, ubicado dentro del ejido del Macayal, en el municipio de Hidalgotitlán, Veracruz, México. La vasija se localizó asociada con una gran cantidad de objetos suntuosos entre los que destacan: hachas labradas en piedra verde, jadeíta, pelotas de hule, mazos de madera y varias estacas con la punta quemada, así como semillas de jobo, coyol, nanche, calabaza, huesos de tortuga y venado de cola blanca.  Este contexto llevó a los investigadores a deducir que posiblemente la vasija datada mediante carbono 14 en 1750 a. C, de paredes cilíndricas ligeramente divergentes, con el fondo plano y engobe de color rojo en la parte inferior del cuerpo y manchas negras, fue creada para contener bebidas como la ‘chicha’ (cerveza de maíz), chocolate o atole, preparaciones consumidas exclusivamente por los jerarcas o gente de alto prestigio social. La evidencia de Cacao en esta vasija localizada en la costa del Golfo de México, indica que el uso de la bebida precede a las evidencias encontradas en las áreas Mayas de Belice y en Puerto Escondido, Honduras.
   Los mayas, en tomo al siglo X a. C., casi simultáneamente con los olmecas, se habían establecido en una extensa región al sur del México actual, que se extiende desde la península del Yucatán en América Central a lo largo de región de Chiapas, Tabasco y la costa de Guatemala en el Pacifico. Los mayas llamaban al árbol del Cacao ka’kaw: frase relacionada con el fuego (kakh) escondido en sus almendras, y al Chocolate le llamaba
Chocolhaa o agua (han) amarga (Chocol). El Cacao simboliza para los mayas vigor físico y longevidad. La palabra nahuatl cacahuaxochitl se refiere a la flor (xochitl) del árbol de Cacao.
   Los mayas crearon un brebaje amargo el Chocolha hecho de semillas de cacao que consumían exclusivamente los reyes y los nobles y también usado para dar solemnidad a determinados rituales sagrados.  En sus libros, los mayas describen diversas formas de elaborar y perfumar la bebida, más líquido o más espeso, con más o menos espuma, con aditamentos como la miel, llamada por ellos hikoth, el maíz o Ixim, el chile picante...
   El chocolate se usaba con fines terapéuticos. Los médicos mayas prescribían el consumo de Cacao tanto como estimulante como por sus efectos calmantes. Los guerreros lo consumían como una bebida reconstituyente, y la manteca de cacao era usada como ungüento para curar heridas. Era también usado como moneda...
   Más tarde, los mayas lo llevan hacia el norte, a las tierras que ocupaban los toltecas, el pueblo que precedió a los aztecas en la historia de Mesoamérica.
   El dominio azteca supuso, pues, la sumisión de los toltecas, los olmecas y todos los pueblos que constituyeron el inmenso imperio de los adoradores del Sol y de la Serpiente Emplumada, o Quetzalcóatl, Kukulkán para los mayas, el dios fundador de la estirpe y de la cultura precolombina. Era precisamente a Quetzalcóatl a quien los aztecas hacían remontar el primer origen de Cacao, regalo divino para aliviar su cansancio y deleitar el reposo.  Los aztecas prescribieron también una poción a base de Cacao mezclado con el polvo de los huesos machacados de sus antepasados para curar la diarrea.
   Hernán Cortés escribió a su rey Carlos I de España lo siguiente respecto del Cacao:
“es un fruto como de almendras que venden molida y tiénenla en tanto que se trata por moneda en toda la tierra y con ella se compran todas las cosas necesarias”.
   No obstante, la bebida de Cacao que Cortés habla tomado en copas de oro durante los banquetes organizados en su honor por Moctezuma II era muy diferente a lo que hoy estamos acostumbrados. El xocolatl, que así era como se llamaba, era un
agua amarga. Los aztecas mezclaban chile con las semillas del Cacao tostadas y molidas, y añadían harina de maíz como emulsionante básico para absorber la manteca de Cacao. La espuma era una de las partes más importantes y deliciosas de la bebida. Los mayas hacían que la bebida fuera aún más espumosa vertiéndola desde un recipiente elevado a otro que estaba en el suelo. Más tarde, los aztecas inventaron una especie de molinillo para provocar la aparición de la espuma.

 

 

viernes, 17 de noviembre de 2017

El Cacao, 1ª parte


Theobroma cacao L es el nombre científico que recibe el árbol del Cacao o cacaotero, planta de hoja
perenne de la familia Esterculiáceas. Theobroma significa en griego «alimento de los dioses»; Cacao
deriva del nahua «cacáhua». Este nombre científico lleva añadida al final una abreviatura botánica
convencional, en este caso L., que es la inicial del apellido del naturalista sueco que clasificó la planta,
C. Limieo.
Otras acepciones
 La palabra Cacao puede hacer referencia a tres conceptos muy relacionados entre sí:
1. Cacao puede referirse, en primer lugar, al fruto del cacaotero, similar a la palmera, entendido este
bien como la mazorca que crece directamente de su tronco, bien como las semillas contenidas en
ese fruto.
2. En segundo lugar, el Cacao es también el producto que resulta de la fermentación y el secado de esas
semillas (o habas o marceas) del fruto del árbol del Cacao. El Cacao, entendido así, es el componente básico
del chocolate.
3. Por último, se denomina además cacao al polvo seco que se obtiene moliendo los granos y extrayendo,
total o parcialmente, la grasa o manteca de cacao.
La planta
Theobroma cacao
es el nombre del árbol del Cacao (o cacaotero). Empezó en México y se extendió hasta la
cuenca del río Amazonas. El origen de su nombre viene de la lengua Nahua.
   El cacaotero es un árbol que necesita de humedad y de calor. Es de hoja perenne y siempre se encuentra en
 floración, crece entre los 6 y los 10 m de altura. Requiere sombra (crecen a la sombra de otros árboles más grandes como cocoteros y plataneros), protección del viento y un suelo rico y poroso, pero no se desarrolla bien en las tierras bajas de vapores cálidos. Su altura ideal es, más o menos, a 400 msnm. El terreno debe ser rico en nitrógeno y en potasio, y el clima húmedo, con una temperatura entre los 20 °C y los 30 °C.
   Árbol caulífloro (flores y frutos nacen directamente del tallo y ramas). Sus pequeñas flores de color rosa y sus frutos crecen de forma inusual, directamente del tronco y de las ramas más antiguas. Las flores son polinizadas por unas pequeñas mosquitas. El fruto es una baya denominada maraca o mazorca, que tiene forma de calabacín alargado, se vuelve roja o amarillo purpúrea y pesa aproximadamente 450 g cuando madura (de 15 a 30 cm de largo por 7 a 12 de ancho). Un árbol comienza a rendir cuando tiene 4 ó 5 años. En un año, cuando madura, puede tener 6.000 flores pero sólo 20 maracas. A pesar de que sus frutos maduran durante todo el año, normalmente se realizan dos cosechas, la principal (que empieza hacia el final de la estación lluviosa y continúa hasta el inicio de la estación seca) y la intermedia (al principio del siguiente periodo de lluvias), y son necesarios de cinco a seis meses entre su fertilización y su recolección.
Variedades del cacao
   Existen tres variedades principales de Cacao, al criollo o nativo: es el Cacao genuino y fue bautizado así por los españoles al llegar a México. Se cultiva en América en Perú, Venezuela (fundamentalmente en Chuao), y en el Caribe, en la zona del océano Indico y en Indonesia. Es un Cacao reconocido como de gran calidad, de escaso contenido en tanino, reservado para la fabricación de los chocolates más finos. El árbol es frágil y de escaso rendimiento. El grano es de cáscara fina, suave y poco aromática. Representa, como mucho, el 10% de la producción mundial. Un ejemplo de la variedad criolla es el Cacao Ocumare proveniente del Valle de Ocumare de la Costa, Venezuela.
• El forastero o campesino: originado de la alta Amazonia. Se trata de un Cacao normal, con el tanino más
elevado. Es el más cultivado y proviene normalmente de África. El grano tiene una cáscara gruesa, es
resistente y poco aromático. Para neutralizar sus imperfecciones, requiere un intenso tueste, de donde
proceden el sabor y los aromas quemados de la mayoría de los chocolates. Los mejores productores usan grano forastero en sus mezclas, para dar cuerpo y amplitud al chocolate, pero la acidez, el equilibrio y la complejidad de los mejores chocolates proviene de la variedad criolla.
• Los híbridos, entre los que destaca el
trinitario, es un crece entre el criollo y el forastero, aunque su calidad es más próxima al del segundo. Como su nombre sugiere, es originario de Trinidad donde, después de un terrible huracán que en 1727 destruyó prácticamente todas las plantaciones de la Isla, surgió como resultado de un proceso de crece. De este modo, heredó la robustez del Cacao forastero y el delicado sabor del Cacao criollo, y se usa también normalmente mezclado con otras variedades. Como ejemplo de un trinitario tenemos al Carenero Superior, de Barlovento, al este de Caracas, en el estado de Miranda, Venezuela.
Cosecha y preparación para su transformación en chocolate
   El Cacao tiene una corteza rugosa de casi 4 cm de espesor. Está rellena de una pulpa rosada viscosa, dulce y
comestible, que encierra de 30 a 50 granos largos (blancos y carnosos) acomodados en filas en el enrejado que forma esa pulpa. Los granos o habas del Cacao tienen la forma de las judías, dos partes y un germen rodeados de una envoltura rica en tanino. Su sabor en bruto es muy amargo y astringente.
  En algunas regiones, la recolección del Cacao se lleva a cabo durante todo el año, aunque sobre todo entre los meses de mayo a diciembre. En otras partes del mundo, África occidental por ejemplo, la cosecha principal se recolecta entre septiembre y febrero.
• Guiándose por el color de la vaina y por el sonido que hace su interior al ser ligeramente golpeado, el recolector sabe cuando ha llegado el momento de la cosecha. Tan pronto como las mazorcas maduran, los llamados tumbadores, con una hoz o con un cuchillo especial tipo hoz fijado sobre una pértiga, cortan el pedúnculo de la mazorca, teniendo cuidado de no dañar las flores y los brotes cercanos. Después se corta el fruto con el machete en sentido transversal.
• Se cortan las vainas sin estropear las semillas. Estas se sacan con un utensilio en forma de cuchara con la pulpa que las rodea, y se disponen en un montón cónico sobre una base de hojas de plátano. Luego se enrollan las hojas de la base y se añaden otras hojas grandes para envolver los montones completamente. Así se inicia el proceso de fermentación, que dura entre tres y siete días según el sabor que ellos quieren.
Proceso químico
   Las bacterias y levaduras presentes en el aire se multiplican en la pulpa que rodea los granos por su concentración de azúcares y ésta se descompone formando un líquido ácido y alcohol. Esto aumenta la temperatura del montón y unas transformaciones tienen lugar en el interior de cada grano. Su color cambia del púrpura al marrón chocolate y el olor a cacao empieza a manifestarse. La fermentación a veces se omite, habiendo plantadores y fabricantes a favor y en contra de ello. El objetivo de esta fermentación es doble: primero, que la pulpa se convierta en ácido acético que se evapore y que la semilla se hinche, hasta parecerse a una almendra gruesa de color marrón. Segundo, que se reduzca el amargor y la astringencia, y que se desarrollen los precursores del aroma. La calidad de los granos depende de este proceso de fermentación. Si es excesivo, el cacao puede arruinarse, si es insuficiente, puede adquirir un sabor de patatas crudas y son atacados por los hongos.
   A continuación, se extienden los granos y, mientras se rastrillan constantemente, se desecan. En las grandes plantaciones, esto se hace con enormes bandejas, tanto en el exterior para que actúen los rayos del sol, como en cobertizos mediante calor artificial. El peso de los granos disminuye con este proceso una cuarta parte de su peso original.
   En zonas rurales, cientos de toneladas se secan en pequeñas bandejas o en cueros, con aves de corral, cerdos, perros y otros animales errando a sus anchas. En algunos casos, en ciertas regiones de América se practica todavía la danza del cacao: los nativos descalzos pisan y caminan sobre los granos y, de vez en cuando, durante la “danza” se rocía sobre los granos arcilla roja con agua para obtener un mejor color, pulido y protección contra los hongos durante el viaje a las fabricas de los países industrializados, donde se someterá a las transformaciones encaminadas a obtener finalmente el chocolate.

 

 

 

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Manten sano tu Cabello, 2ª y última parte


TRATAMIENTO NATURAL DEL CABELLO EN OTOÑO Y DURANTE LOS PERÍODOS DE MUDA MÁS INTENSA
Antes de empezar cualquier tratamiento o aplicar alguna fórmula para el cabello, es fundamental acudir a un dermatólogo experto en medicina biológica. De este modo conseguirás un correcto diagnóstico sobre el tipo de alopecia a tratar y no tendrás ninguna sorpresa desagradable.
Loción capilar a la Capuchina
   Esta loción está especialmente recomendada durante el otoño. Su aplicación diaria nutre, equilibra y remineraliza tu cuero cabelludo. Los componentes fitoactivos aportan vitaminas, minerales y oligoelementos, que mantienen el pelo sano. Además, este preparado te facilita el peinado y proporciona vigor a tu cabello.
Para preparar el extracto fitoactivo de capuchina al vinagre de sidra:

+ 1 litro de vinagre de sidra.
+ 25 g de hojas y flores de capuchina (Tropaeolum majus).
+ 25 g de hojas de pasiflora (Passiflora inca mata).
+
25 g de hojas de abedul (Betula alba).
+ 25 g de hojas de ortiga (Urtica dioica).
  
Deja macerar el preparado durante 10 días, a partir de la luna creciente, y fíltralo. Utiliza 100 ml para la elabora ció de la loción capilar y guarda el resto de la preparación para poder formularla nuevamente cuando sea necesario. También puedes utilizar este vinagre después de haberte lavado el cabello, al aclarártelo por última vez.


Para preparar el compuesto de aceites esenciales:

+ 1 ml de aceite esencial de limón (Citrus limón).
+ 1 ml de aceite esencial de naranja (Citrus aura ntium).
+ 1 ml de aceite esencial de ciprés (Cupressus sempervirens).
Para realizar la fórmula, mezcla los ingredientes en el siguiente orden:
+ 1.- 100 ml del extracto fitoactivo de Capuchina.
+ 2.- Añadir los 3 ml del compuesto de aceites esenciales.
+ 3.- 10 gotas de aceite de ricino.
+ 4.- 900 ml de agua destilada.
+ 5.- 1 ampolla de oligoelementos oro-cobre-plata.
   Agita y dinamiza bien todos los ingredientes durante un minuto y conserva la loción capilar en frascos de color topacio o azul oscuro (la luz puede variar las propiedades de las plantas).
Modo de empleo: Agita el producto antes de usarlo y aplícalo sobre el cuero cabelludo seco, haciéndolo penetrar lentamente con suaves masajes.
   Para un cuidado intensivo se recomienda aplicar la loción diariamente, antes de peinarse.


Acción de cada uno de los ingredientes

 + El vinagre de sidra cumple una doble función: sirve de solvente natural para extraer las sustancias fitoactivas de los vegetales, a la vez que proporciona un pH adecuado al producto con respecto al cuero cabelludo.                                                                                                                                                                            + El nombre de Capuchina (Tropaeolum majus) deriva del griego y significa “trofeo”
   Es una planta que ofrece unas flores muy hermosas y coloridas, que se puede cultivar fácilmente en cualquier rincón de la terraza. Las hojas pueden emplearse para condimentar ensaladas y elaborar la loción capilar.
   Contiene varios fitoactivos, como Vitamina C y A, aceites esenciales, isotiocianato de isobutilo y glicotrofeolina.
   También tiene propiedades fitocosméticas, ya que regula la caspa y vigoriza el bulbo piloso.
+ Del abedul (Betula alba) se puede obtener una bebida fermentada (la “cerveza de abedul”) que puede emplearse como base de un champú natural para los cabellos grasos. Contiene fitoactivos como flavonas, aceites esenciales, Vitamina C, botulina, sodio, fósforo y saponinas.
   Entre sus propiedades fitocosméticas, el abedul regula la seborrea y mejora el drenaje de toxinas a través de la piel. Además también mejora las Dermatitis seborreicas.
+ La Ortiga mayor (Urtica dioica) contiene fitoactivos como clorofila, sales minerales, hierro, calcio, silicio, azufre, potasio, manganeso, ácidos orgánicos, Provitamina A y mucílagos.
   Entre sus propiedades fitocosméticas destaca como nutritiva y remineralizante. También fortalece el pelo, calma las reacciones alérgicas y frena la caspa y los picores.
+ La pasiflora (Passiflora incarnata) contiene fitoactivos como los flavonoides, el quercetol, el kampherol, el apigenol y los heterópsidos. Las propiedades fitoactivas de la pasiflora son varias, ya que regula las distonías neurovegetativas y los ciclos vitales del pelo, relaja el cuero cabelludo y resulta excelente para el tratamiento de los cabellos denominados “estresados”.


Mascarilla capilar
Para cabellos oscuros
   Esta fórmula sirve para mejorar la textura, sedosidad y soltura del cabello, a la vez que le da unos ligeros tonos cálidos.
Ingredientes:
+ Henna caoba natural.
+ Agua caliente.
+ De una a dos cucharadas soperas de aceite de romero.
Preparación:
   Mezcla los tres ingredientes. Las cantidades de Henna y agua están en función de la cantidad de cabello. Si tu melena es corta, añade una cucharada sopera de aceite y si es larga y espesa, dos cucharadas.
   El tiempo de exposición también varía según el color del pelo: 10 min. en cabellos negros y 5 min. en cabellos de tono castaño oscuro.
Para cabellos claros:
 Modo de empleo:                                                                                                                                                                       Aplica la mascarilla sobre el Cabello previamente mojado y sin lavar. Después del tiempo de exposición correspondiente a tu color de cabello, acláralo con abundante agua y lávate la cabeza con un champú de pH ligeramente ácido.
Ingredientes:
+ Manzanilla romana en polvo.
+ Agua caliente.
+ 1 o 2 cucharadas soperas de aceite de romero.
Preparación y modo de empleo:
   Sigue las mismas indicaciones y aplicación de la fórmula anterior.
   Si tienes el pelo de color rubio ceniza, aplícatelo durante 10 min., pero si tu cabello es más claro, el tiempo de exposición debe ser de 5 min.

martes, 14 de noviembre de 2017

Manten sano tu cabello, 1ª parte


Con la llegada del otoño, la caída del cabello se convierte para muchos en un grave problema.                                                                
Aunque esta caída es una fase más de la vida del pelo, se pueden utilizar preparados naturales para prevenirla y conseguir que se mantenga sano y bonito.
  A lo largo de los tiempos el cabello ha sido considerado como un precioso elemento de belleza humana. Para los antiguos era emblema de majestad y poder, por lo que una hermosa cabellera habitualmente se consagraba a una divinidad. En cuanto a la falta de cabello, la calvicie se contemplaba como un signo de sabiduría.
  Hoy por hoy, el cabello sigue siendo un factor estético importante, que sufre metamorfosis según los cambios propios de su naturaleza, las modas y los gustos personales.
Otoño, naturaleza y cabello
   Una vez más, naturaleza y cuerpo humano muestran parecidos asombrosos. Con la llegada del otoño, los árboles pierden sus hojas y el cabello cae. ¿Se debe este fenómeno a una simple coincidencia, ocurre por la vuelta a la rutina diaria o por una sintonía entre el cuerpo y los ciclos de la naturaleza?
   Si bien los mamíferos sufren una muda de pelaje durante los cambios estacionales, para reducir o aumentar el pelo y mantener así su temperatura corporal, los científicos afirman que el hombre ha perdido esta función y que, por esto, nos ponemos o quitamos ropa según la temperatura del medio.
   En el caso del cabello, se ha comprobado que sus ciclos normales pueden variar y modificarse en función de la temperatura, el clima y los alimentos propios de la estación.
   Esto nos permite asegurar que el cabello y el vello corporal conservan la función de muda, aunque de forma mucho más sutil. Es por este motivo que el cabello puede caer más abundantemente en otoño.
Cuida tu pelo
   Las alteraciones nerviosas afectan de forma directa a la salud del pelo. Ante todo, pues, conviene mantener la calma y cuidar el cabello con productos naturales que fortalezcan y protejan sus ciclos y ritmos naturales, evitando las formulas mágicas que prometen hacerlo crecer rápidamente. En el mercado de la cosmética capilar se ofrecen predominantemente tratamientos estimulantes que a la larga aceleran y acoran las fases y ciclos del pelo. Al principio parecen funcionar, pero luego el cabello crece fino y se cae en poco tiempo. Este proceso es
parecido a lo que sucede con los vegetales, cuando se les aplican abonos químicos, si bien es cierto que crecen rápido,
también los es que tienen menos sabor y resistencia ¿Quien no ha comprobado alguna vez la gran diferencia que existe entre una tomatera cultivada respetando su ritmo biológico y otra de cultivo forzado?
   Así mismo, determinados principios activos, como la testosterona, activan el crecimiento del pelo y provocan una leración del ciclo vital (cinco veces más rápida de lo norma). Como el folículo
piloso está programado por la naturaleza para un ritmo determinado, su producción se agota pronto y, por consecuencia, el cabello nace fino, débil, sin fuerza y finalmente muere antes de tiempo. Lo mismo le sucede al deportista que consume azúcar blanco antes de la competición. El estimulo provocado agota las reservas energéticas y después de la es más difícil recuperarse, por lo que la musculatura sufre las consecuencias.
   Para concebir fórmulas naturales efectivas para el cuidado del
cabello es necesario conocer previamente las funciones y el proceso de vida al pelo.
Ciclos y ritmo del cabello
   Durante la vida del cabello se encuentran tres ciclos bien definidos.
Primera fase anágena o periodo de crecimiento
   Esta fase de crecimiento dura de dos a tres años. Una vez superada esta etapa, se dice que el pelo ha adquirido su madurez. Entre un 80 y un 90% de nuestro cabello se encuentra en esta fase
Segunda fase o catágena
   Es una fase de involución, un período de transición, en el cual las células dejan de dividirse y de fabricar pigmento y el crecimiento se paraliza debido a la pérdida de nutrición.
   Este período tiene una duración aproximada de dos o tres semanas pero después el cabello vuelve a crecer.
Tercera fase o telógena
   La actividad folicular no es continua. A un período de crecimiento le sigue un periodo de descanso y luego el cabello degenera y cae. Esta fase dura aproximadamente entre tres y cuatro meses. Cuando el cabello llega al final de este ciclo, se va separando progresivamente de la papila y va siendo empujado hacia el exterior por un nuevo pelo que se origina debajo del anterior. En condiciones normales, el 10 % del pelo suele encontrarse en esta fase de reposo, lo que corresponde a una caída de unos 100 cabellos al día.
   Pelo por pelo, este ciclo es individual y anárquico, menos en el momento del embarazo, ya que todo el cabello de la madre vive al mismo ritmo. El crecimiento máximo del cabello se sitúa entre los 15 y los 30 años, mientras que a partir de los 50 el pelo crece muy poco.
   Cada cuatro o cinco años se produce la muda más intensa de pelo. Debido a esto, hay épocas en que nos podemos asombrar de la cantidad de cabellos que caen. Es un fenómeno normal, y si se acoge con tranquilidad y sin angustia, a los seis meses más o menos se observa que el cabello se ha renovado y ha crecido nuevo pelo. En este período es aconsejable cuidar mejor que nunca el cuero cabelludo, para que los nuevos cabellos nazcan con fuerza y se desarrollen siguiendo sus fases correspondientes.
Perjudican al cabello...
 Aunque son muchas las causas que contribuyen a la caída del cabello, y cada una de ellas precisa un diagnóstico y tratamiento específico, citaré las más importantes.
+ Traumatismos en el cuero cabelludo.
+ Adelgazamientos excesivos.
+ Excesivas aplicaciones de cosméticos.
+ Trastornos metabólicos (diabetes).
+ Anemia por falta de hierro.
+ Micosis (hongos).
+ Trauma psíquico.
+ Infecciones.
+ Desarreglos hormonales.
+ Alteraciones de origen terapéutico.

 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Cabello: Cuidalo todo el año, 2ª y ultima parte


12 productos para cuidar el Cabello 

Weleda

Aceite capilar nutritivo
  
Compuesto de extractos oleosos de aceite de flores de trébol, aceite de cacahuete, raíz de bardana y aceite esencial de lavanda, este aceite capilar crea una envoltura protectora para los cabellos secos o castigados, a la vez que fortalece el cuero cabelludo.
   Se debe aplicar antes del lavado, extendiéndolo hasta las puntas y dejándolo actuar entre 2 y 3 horas, como si fuera una mascarilla.
Loción capilar de romero
  
Este producto está indicado para quienes buscan un tratamiento fortalecedor del cabello. A parte del aceite esencial de romero (que está combinado con otros aceites), contiene también extractos hidroalcohólicos de pimienta de muros y de hojas de rábano silvestre. Si se utiliza con regularidad, esta loción capilar recupera la fuerza y el brillo natural del cabello, además de regular la secreción sebácea y prevenir la aparición de caspa.
   Se aplica sobre el cuero cabelludo justo después del lavado y se da un ligero masaje para que el producto penetre bien.
Aceite de almendras                                                                                                                                                                                               El
Aceite de almendras es uno de los mejores para la piel. Es extremadamente nutritivo, por lo que además de estar indicado como limpiador facial y para prevenir las estrías durante el embarazo, también se emplea como reparador de las puntas del cabello, algo muy indicado  para después del verano.
Mascarilla nutritiva capilar
  
Formulada a base de extractos de algas y aceite de jojoba, esta mascarilla especial para cabellos secos posee una acción reparadora y conservadora. Después del lavado con el champú habitual, se aplica sobre el cuero cabelludo mojado.   Está especialmente indicada para cabellos castigados, secos o decolorados que necesitan recuperar un grado normal de
hidratación.
Cera y tinte herbal de Henna                                                                                                                                                                          La cera, a base de infusión de hoja de Henna y aceite de oliva, está indicada para fortalecer y nutrir cabellos secos, estropeados o químicamente tratados. Una vez a la semana y antes del lavado se cubre el pelo con el producto y se deja actuar de 15 a 30 minutos. Luego se aclara y se procede al avado. No es recomendable para cabellos rubios o con canas.   El tinte herbal, compuesto de Henna, polvo de planta de índigo, polvo de café y ácido cítrico, añade reflejos rojizos y da brillo a cabellos castaños y pelirrojos. Para su uso, mézclalo en 200 ml de agua hirviendo. Aplica la solución porosa resultante sobre el pelo seco desde la raíz a la punta, y cubre la cabeza con un gorro de plástico. Deja actuar el tinte entre 15 minutos y 5 horas (a más tiempo de exposición, más intensidad cíe color), lávate el pelo y aplícate un acondicionador.
Ampollas capilares C.B.X.
  
Estas ampollas están especialmente pensadas para tratamientos capilares anticaída y reforzantes. Están elaboradas a base de ingredientes totalmente naturales (jalea real, boj, ximena, ginseng y pantotenina A), que combaten eficazmente los trastornos del cuero cabelludo, corrigiéndolos de la manera más efectiva y natural.

Brillo moldeador, Serum capilar y Gel fijación fuerte
  
El Brillo moldeador proporciona definición, textura, forma y brillo al pelo, suavizando los cabellos lisos. Con una fragancia cítrica con extracto de ginseng y compuesta de pantenol y aceite de ricino, se aplica con la punta de los dedos sobre el cabello seco.
   El Serum capilar, que puede emplearse con todo tipo de cabellos, nutre y suaviza las puntas abiertas, proporcionando brillo. Se aplica sobre cabello húmedo o seco sin peinar. El Gel moldeador fijación fuerte, también con una fresca fragancia cítrica, mantiene el peinado, aporta definición y brillo.
   Para emplearlo, se aplica sobre el cabello húmedo o seco, y luego se procede al peinado. Para hacer retoques en el pelo, se aconseja humedecer el cabello.

Champú-acondicionador con algas marinas
  
Formulados a partir de un extracto natural de algas marinas (Espirulina y Fucus vesiculosus), estos dos productos de Esencial Mediterráneo hidratan y revitalizan el Cabello. El champú se debe aplicar con un ligero masaje y, después del aclarado, hay que utilizar el acondicionador, que se debe dejar actuar unos minutos y aclarar.

Reparador vitaminado con henna y jojoba
  
Este reparador pensado para cabellos dañados con puntas abiertas, nutre, refuerza e hidrata el cabello, dejándolo fácil de peinar, brillante y suave. Además no engrasa, porque es solamente absorbido por el pelo. Se aplica sobre el cabello seco o húmedo, extendiendo una pequeña cantidad de producto sobre las puntas. A la vez que hidrata y regenera, da cuerpo y textura, gracias al extracto de henna. No necesita aclarado.

Aceite natural de jojoba
  
Este aceite para cabellos secos se puede usar en estado puro o añadido al acondicionador habitual. Mejora la elasticidad de la piel y refuerza y embellece los Cabellos secos y quebradizos. Se aplica sobre la zona a tratar, frotando suavemente para ayudar a la penetración en los poros. También se puede usar como potente mascarilla regeneradora si
se deja reposar una hora antes de proceder al aclarado.