martes, 12 de diciembre de 2017

Celulitis: Todos los pasos para vencerla, 2ª parte


Tipologías
> Celulitis blanda
  
El aspecto de la piel de quienes sufren este tipo de celulitis presenta flacidez y poca consistencia de los tejidos. Su forma y posición varía, debido a que todavía no está adherida a planos profundos. Al tacto provoca dolor, resulta blanda y pastosa y se aprecian los nódulos. Se concentra en caderas, glúteos, muslos y abdomen, aunque también puede estar generalizada por todo el cuerpo. Suele darse en personas con problemas de obesidad.
> Celulitis edematosa
  
Su característica principal es la hinchazón de las extremidades inferiores, desde los tobillos hasta los glúteos. En su fase más avanzada resulta dolorosa, con líquido concentrado en los tobillos y las pantorrillas. Este tipo de celulitis suele aparecer durante la pubertad, y si no se corrige rápidamente, puede evolucionar y extenderse en muy poco tiempo.
> Celulitis compacta
   Se suele dar en casos de celulitis muy localizada. Es muy consistente, y difícil de eliminar, pues los tejidos ya se han engrosado en cantidades importantes. La piel, la grasa y los nódulos parece que estén soldados, sin que éstos se puedan detectar a simple vista como en los otros tipos de Celulitis. La piel va perdiendo elasticidad y se vuelve dura y tensa, provocando que aparezcan estrías.

Cómo eliminarla
   Si se actúa en la fase inicial, la celulitis puede tener fácil solución. Por ello, es recomendable controlar regularmente la aparición de este trastorno, pues una vez aparecido, será difícil de combatir. No existe un remedio milagroso, su total desaparición, o mitigación parcial, implica poner en práctica un amplio programa compuesto por una alimentación adecuada, ejercicios concretos, cosmética, masajes y cuidados de la piel. De todos modos, el esfuerzo debe ser diario.
1 Alimentación anticelulitis
Aunque no se pueda hablar de una dieta específica para combatir este problema estético, sí hay  alimentos que deberían estar prohibidos en la dieta de todas aquellas personas que quieran acabar con la celulitis. La pérdida de quilos es un factor básico en el tratamiento anticelulítico, siempre que se haga de forma progresiva y luego el peso no se recupere drásticamente. Además, subir y bajar de peso deforma los tejidos, lo que supone un punto en contra de la celulitis. La dieta debe ser rica en fibra, vitaminas y minerales. Las mejores fuentes son las frutas y verduras con propiedades depurativas, pues ayudan al organismo a deshacerse de sus depósitos tóxicos y a los órganos excretores a eliminarlos.

> Alimentos más indicados
   Tomates, ajos, alfalfa, pepino, cebolla, piña, papaya, limón, pomelo, perejil, col, repollo, hinojo, zanahoria y cereales integrales.
>Alimentos prohibidos
  
Carnes grasas, embutidos, sal y alimentos salados (ahumados, salazones y las salsas picantes, ya que tomar mucha sal en la dieta provoca la acumulación de agua en los tejidos), salsas y especias, dulces y productos refinados.
> Bebidas prohibidas
  
Refrescos con gas, té, café (máximo una taza al día) y bebidas alcohólicas.
2 Ejercicio físico
   La práctica regular de deporte es clave para mitigar la celulitis, ya que la grasa desaparece allí donde se desarrolla el músculo. Además, también ayuda a que la piel presente un aspecto más terso. Igualmente, el ejercicio favorece el riego sanguíneo y activa la circulación linfática, y por lo tanto, la eliminación de residuos.
   Los deportes más indicados son aquellos que te obligan a trabajar la musculatura de las piernas, el trasero y el vientre, como la natación, el jogging o el ciclismo. Para que el ejercido sea efectivo, hay que practicar el deporte escogido como mínimo dos o tres veces por semana.
3 Cosmética

   La cosmética anticelulítica natural -ya sea en forma de cremas, geles o aceites- debe aplicarse siempre con
un masaje específico para que los principios activos de los componentes penetren mejor en la zona de aplicación y se tonifiquen los tejidos.                                                                                                                            
> Los aceites esenciales más adecuados en caso de Celulitis son los de romero, pelargonio, hinojo, salvia, enebro, tomillo y todos los de cítricos (limón, naranja, mandarina y pomelo), aunque éstos últimos son fototóxicos y no se deben usar sobre la piel antes de exponerla al sol o a una lámpara ultravioleta. En cuanto a  las > cremas, las elaboradas a base de extractos vegetales como la árnica, Centella asiática, rusco, hiedra, teofilina y Fucus vesiculosos favorecen la circulación sanguínea, la disolución de los depósitos de grasa y el drenaje de líquidos. Dan tersura y firmeza a la epidermis, mejorando el estado de la piel de naranja.

 

 

lunes, 11 de diciembre de 2017

Celulitis: Todos los pasos para vencerla, 1ª parte


Se calcula que ocho de cada diez mujeres la padecen, debido principalmente a una dieta desequilibrada, sobrepeso, falta de ejercicio, trastornos endocrinos y circulatorios. Aunque es un problema meramente estético, la Celulitis puede provocar alteraciones de difícil solución:                                                                          Edemas, Varices, estrías y piernas cansadas.
Consejos sencillos y útiles
> Cambia tu alimentación y basa tu dieta en productos pobres en grasa, sal y azúcar,                                                               
Una propuesta: durante una semana y a partir de las dos del mediodía toma sólo verduras hervidas, patatas, infusiones adelgazantes y bebe mucha agua (al final del día debes haber tomado los dos litros recomendados).
>
Realiza media hora de ejercicio dos o tres veces a la semana.                                                                                           
Recuerda que andar, correr, nadar e ir en bicicleta son actividades físicas perfectas si tienes celulitis y que es muy recomendable practicar deporte al aire libre.
> Sólo con quince minutos al día dedicados al tratamiento estético puedes atacar el problema, combinando
un masaje con cepillo, una ducha alternante y un producto cosmético anticelulítico.
> Sé constante….,
los resultados no tardarán en llegar.
   Con el término popular Celulitis se designa una afección prevalentemente femenina (la mayoría de mujeres sufren alguna de sus diferentes tipologías) que en términos clínicos corresponde a la lipoesclerosis localizada o lipodistrofia zonal. Este problema se debe a un aumento de la retención de líquidos y de grasas, que modifica el tejido subcutáneo, haciendo que se altere la microcirculación epidérmica.
   Como consecuencia de la hinchazón de las células grasas o adipositos, todo lo que rodea a estas células sufre una compresión, entorpeciendo la circulación sanguínea y linfática, y en consecuencia, la eliminación de residuos y toxinas.
   El resultado es la Celulitis, que se localiza sobre todo en muslos, vientre, caderas, rodillas y abdomen.
Autodiagnóstico
 Tú misma puedes evaluar el estado de tu epidermis, observando qué características presenta:
*Color: Al aparecer por primera vez, la celulitis tiene un color blanco y a medida que se va instalando en el cuerpo
se vuelve más amarillenta. La pastosidad de la piel también aumenta a medida que la celulitis avanza. Otro problema asociado a la  Celulitis es la presencia de estrías.
* Edemas: Es la señal de alarma de una insuficiencia venosa y/o linfática. Cuando son muy densos, también se produce fragilidad capilar y varices.
*Micronódulos: Se forman cuando las fibras de colágeno que envuelven los capilares y que atrapan a las células adiposas se espesan. Son los responsables del llamado efecto “piel de naranja” y se pueden reconocer fácilmente al tacto.
* Temperatura: Se pasa de un estado de hipotermia localizada a un proceso de hipertermia en zonas que coinciden con las partes del cuerpo afectadas por el problema.
* Dolor. La presencia de celulitis se evidencia también a través de una sensación de
pesadez, calambres, entumecimiento y hormigueo.
Qué la provoca
   Entre el amplio abanico de causas que explican la aparición de la Celulitis, destacan algunos hábitos de vida. Pero no siempre se mencionan otras causas que también ejercen una gran influencia en el desarrollo final de esta afección del tejido adiposo, se trata de los condicionantes hereditarios.
   Primero durante la infancia, y luego en la adolescencia, se establece el número y el tamaño de las células adiposas que tenemos en el cuerpo. Lo fundamental en estas dos etapas de formación y cambios metabólicos es la alimentación.
   Las células adiposas “sobrealimentadas” difícilmente recuperan su tamaño correcto con un régimen, mientras que la cantidad de células no cambia. Estos son algunos de los causantes de la celulitis:
> Dieta desequilibrada
  
Una alimentación rica en hidratos de carbono, grasas, azúcares, alimentos refinados muy condimentados, bebidas gaseosas y excitantes, así como el fast food, contribuyen a la formación de la celulitis. Una dieta muy baja en sodio empeora su estado.
> Vida sedentaria
  
Pasar mucho tiempo sentado y no practicar ningún ejercicio físico de modo habitual favorece la aparición de la celulitis.
> Malos hábitos
  
Algunos hábitos, como fumar o beber té y café en cantidades considerables, producen una acción tóxica sobre el hígado, la sangre y el organismo en general. La acumulación de toxinas en las células es uno de los factores que acaba desembocando en celulitis.
> Fármacos
  
El abuso de algunos medicamentos puede producir una alteración en el metabolismo hidrosalino, provocando la aparición de celulitis. El problema se agrava todavía más si se tornan indiscriminadamente laxantes y diuréticos. La administración reiterada de anticonceptivos orá1es también contribuye a la aparición de Celulitis.

 

sábado, 9 de diciembre de 2017

Celulitis: 3ª y última parte


Consejos saludables
• Evita el uso de prendas ajustadas que entorpezcan la circulación sanguínea y linfática, así como calzado con mucho tacón.
• Practica ejercicio al aire libre de forma regular.
• Evitar el consumo de sustancias tóxicas y excitantes como el tabaco, alcohol, café y té.
• Lleva una dieta sana, rica en frutas y verduras frescas.
• Bebe, al menos, dos litros de agua al día.
• No adelgaces bruscamente: los nódulos se notarán más y pueden aparecer estrías y flaccidez.
• Respira bien y profundamente, para que llegue suficiente oxígeno a las células.
• Practica ejercicios de relajación a lo largo del día.
Fitoterapia

Fitolaca (Phytolacca americana)                                                                                                                            
Familia: Phytolaccaceae.
Parte utilizada: Raíces (deben ser arracadas a finales del otoño o en primavera).
Acción farmacológica: Tiene propiedades estimulantes y es muy depurativa. En altas dosis es un agente purgante y emético muy potente. También confiere una actividad tónica sobre el sistema linfático.
Indicaciones: Es depurativa de las glándulas linfáticas y de la circulación linfática, y resulta eficaz en el tratamiento de problemas linfáticos en cualquier parte del cuerpo.
Formas de uso: En infusión en pequeñas dosis, a tomar tres veces al día. En tintura de 0,1-0,5 ml, tres veces al día.
• Mostaza negra (Brassica Nigra)
Familia: Cruciferaes.
Parte utilizada: Semillas.
Acción farmacológica: Por sus propiedades rubefacientes provoca una ligera irritación en la piel, lo cual estimula la circulación de la zona. Además tiene una acción estimulante, tónica y diurética.
Indicaciones: Estimula la circulación sanguínea y, junto a su acción diurética y tónica, elimina líquidos y residuos. En su uso externo estimula la circulación de la zona afectada.                                                                  
Formas de uso: En infusión de una cucharadita, tres veces al día. También se hace un emplasto de semillas machacadas con agua caliente, que se aplica sobre la zona durante un minuto.                                                                                                 
• Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum)
Familia: Hipoccastanaceaes.                                                                                                                                       
Parte utilizada: Fruto (la castaña).                                                                                                                             
Acción farmacológica: Tiene una acción sobre los vasos sanguíneos, fortaleciendo y tonificando las venas. También posee propiedades astringentes.
Indicaciones: Está indicado en el tratamiento de problemas circulatorios, varices, inflamaciones venosas y fragilidad capilar. Estimula la circulación sanguínea de retorno.
Formas de uso: En infusión tres veces al día. Como loción se aplica sobre la zona afectada. En tintura de 1-4 ml, tres veces al día.
• Retama negra (Cytisus scoparius)
Familia: Papilionaceaes.
Parte utilizada: Sumidades floridas.
                                                                                                       
Acción farmacológica: Tiene propiedades diuréticas y vasoconstrictoras. Así mismo, es una excelente hipertensora, por lo que resulta eficaz en casos de insuficiencia cardiaca.
Indicaciones: Es de gran ayuda en problemas de circulación sanguínea, debido a su acción vasoconstrictora periférica. También está indicada en problemas de retención de líquidos, siempre que sean debidos a un problema de circulación sanguínea.                                                                                                                           
Formas de uso: En infusión, tres tomas al día. En tintura de 1-2 ml, tres veces al día.
• Diente de León (Taraxacum officinale)
Familia: Compositaes.
Parte utilizada: Raíces y hojas.
Acción farmacológica: Esta planta es conocida por su potente acción diurética. También tiene propiedades laxantes y tónicas, además de ser hepatoprotectora y antibiliosa.
Indicaciones: Por su alto poder diurético resulta muy aconsejable en caso de problemas de retención de líquidos. Debido a su acción colagoga, se utiliza para descongestionar el hígado y la vesícula, lo que añadido a su acción laxante, lo convierte en un excelente depurativo del organismo.
Formas de uso: En infusión con 2- 3 cucharaditas de la raíz, tres veces al día. En tintura de 5-10 mi, tres veces al día.
• Sauzgatillo agnocasto (Vitex agnus-cas tus)
Familia:
Verbenaceaes.                                                                                                                                                
Parte utilizada: Fruto.
Acción farmacológica: Tiene un efecto estimulante y regulador de la glándula pituitaria, sobre todo en lo referente a la función de la progesterona.
Indicaciones: Su principal aplicación es como regulador de las hormonas sexuales femeninas. Por ello está indicado en las etapas críticas de la mujer, en las que puede haber desequilibrio hormonal, menopausia, síndrome premenstrual o dismenorreas.
Formas de uso: En infusión con una cucharadita de las bayas maduras, tres veces al día. En tintura de 1-2 mi, tres veces al día.

 

 

viernes, 8 de diciembre de 2017

Celulitis: Cómo vencerla de modo natural, 2ª parte


Factores desencadenantes
   La aparición de la celulitis puede deberse a un amplio abanico de causas, que van desde desequilibrios hormonales a malos hábitos de vida.
• El sexo
   Se estima que alrededor de un 95% de la población femenina padece celulitis en alguna de sus fases. Se trata de un problema más bien ligado a las hormonas femeninas, concretamente a los estrógenos, secretados por los ovarios, y al desequilibrio entre la progesterona y la foliculina. Los hombres también la sufren, pero en menor proporción. En el caso de las mujeres se localiza en muslos, vientre, caderas, rodillas, y en ellos se concentra en el abdomen, los brazos y bajo la nuca.
• La edad
  
No existe una edad concreta para la aparición de celulitis, ya que ésta se puede presentar en cualquier etapa de la vida. En las mujeres hay una mayor predisposición a sufrirla en los periodos de grandes cambios hormonales como la pubertad, el embarazo y la menopausia.
   Debido a los desórdenes hormonales, es en la pubertad (por regla general) cuando la celulitis comienza a manifestarse, principalmente en los muslos, en este momento es cuando se debe actuar para controlarla. Otra ocasión muy propicia para que el problema prospere es el embarazo, gracias a los cambios bruscos de peso y la revolución hormonal por la que pasa la mujer embarazada.
   Por último, la menopausia es una etapa llena de desequilibrios hormonales, lo que favorece la aparición o empeoramiento, en la mayoría de los casos, de la celulitis.
• El sedentarismo
  
El actual ritmo de vida en el que se pasa mucho tiempo sentado en el trabajo, en el coche o delante del televisor, y donde apenas hay tiempo para el ejercicio, favorece la aparición de la celulitis.
• Dieta inadecuada
   Una dieta rica en hidratos de carbono, grasas, azúcares y alimentos refinados muy condimentados y elaborados, las bebidas gaseosas y excitantes, así como las comidas rápidas tan en auge en la vida actual, contribuyen en gran medida a la aparición de este trastorno.
• Malos hábitos
  
Malos hábitos como fumar y tomar alcohol o café en grandes cantidades producen una acción tóxica sobre el hígado, la sangre y el organismo en general. La acumulación de las toxinas en las células contribuye, junto con otros factores, al desarrollo de la celulitis.
• Factores psíquicos
   El estrés, las prisas, la tensión emocional o la ansiedad, afectan a distintas funciones del organismo, alterando el proceso respiratorio, digestivo y la función intestinal con una producción excesiva de toxinas, y favoreciendo la aparición de infiltrados celulíticos.
• Fármacos
  
El abuso de medicamentos puede producir una alteración en el metabolismo hidrosalino, propiciando la aparición de la celulitis. Esta situación se agrava con la ingestión indiscriminada de laxantes, diuréticos y dietas bajas en sodio. Las píldoras anticonceptivas contienen hormonas en estado puro, lo que puede contribuir a la aparición de celulitis. Aunque las dosis actuales de estrógenos son más controladas, es aconsejable interrumpir de vez en cuando el tratamiento.
Cómo combatir la celulitis
   La prevención es la mejor medida para combatir la celulitis, pero cuando el problema ya está presente es preciso actuar de una manera rápida y eficaz. Las terapias naturales son útiles para vencer a esta insistente enemiga.
Hidroterapia
   En el campo de la hidroterapia hay varios tratamientos de gran ayuda, pero siempre como complementos de otras terapias. Los baños de oxígeno, ácido carbónico, ozono, esencias aromáticas y algas marinas, así como baños y lodos termales, estimulan la circulación venosa, arterial y linfática, consiguiendo así que el organismo libere toxinas y líquidos acumulados, lo que mejorará el estado de la celulitis, sobre todo la edematosa y la blanda.
   El hidromasaje está muy indicado en los casos de celulitis más generalizada, ya que actúa sobre la superficie del cuerpo por igual. No obstante, para conseguir resultados contundentes es más recomendable el linfodrenaje.
   Algunas esencias de aromaterapia como la lavanda, orégano, ciprés y limón, tienen efectos anticelulíticos y se pueden incorporar al baño bien aplicar directamente sobre la zona afectada, mezclados con aceite de almendras dulces.
El masaje manual
    El masaje manual, como terapia de apoyo, puede resultar de gran beneficio tanto en la celulitis localizada como en la generalizada, siempre que se sepa realizar. Este beneficio se traduce en un aumento de la secreción de las glándulas sudoríparas y sebáceas, la estimulación de las terminaciones nerviosas cutáneas y la circulación linfática y venosa, y una mejora del metabolismo celular, favoreciendo por tanto la eliminación de toxinas y residuos.
   Es importante saber aplicar el masaje en cada caso específico. Para la celulitis, las manipulaciones deben ser suaves y hay que utilizar las técnicas menos agresivas y traumatizantes (es preciso tener en cuenta la fragilidad de los vasos capilares y los tejidos). Cuando se trata de una celulitis en una segunda o tercera fase, donde hay dolor, el masaje debe ser muy ligero, superficial y de corta duración. Los masajes largos suelen ser contraproducentes, ya que pueden bloquear el drenaje linfático. Además, una manipulación profunda y violenta irrita el tejido subcutáneo y la situación se puede agravar.
Mesoterapia
   Esta técnica consiste en el empleo de inyecciones múltiples de compuestos homeopáticos sobre la zona afectada. La mesoterapia tiene una doble acción, la física, que es la estimulación de la piel por medio de las agujas, y la que proporcionan los productos infiltrados. Esta terapia está indicada en el caso de celulitis localizada, puesto que en la generalizada sería muy poco útil, además de costosa.

 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Celulitis: Como vencerla de modo natural, 1ª parte


La celulitis es un trastorno común en las mujeres que, en estados avanzados, puede dar lugar a problemas de difícil solución como flacidez, edemas, varices, estrías y piernas cansadas.
Los tratamientos naturales, solos o combinados entre sí, pueden evitar su aparición
y también acabar con ella.
   Aunque los hombres también la sufren, eso sí, en una proporción muy baja, la celulitis se considera un problema típicamente femenino. Y es que alrededor del 95% de las mujeres de todas las edades la padecen en alguna de sus diferentes fases.
   Entre los factores que influyen en la aparición de este trastorno, resalta la vida poco saludable, falta de ejercicio, dieta desequilibrada, los trastornos endocrinos y problemas circulatorios. Pero las responsables más directas de la celulitis son las hormonas femeninas o estrógenos, que intervienen en la madurez sexual de la mujer, y la progesterona, que junto a los estrógenos, está presente en los procesos biológicos que afectan al tejido adiposo.
   Teniendo en cuenta todos estos factores y sobre todo los inherentes a la naturaleza femenina, lo mejor para luchar contra la tan temida celulitis son las medidas preventivas y la actuación desde una edad temprana.
¿En qué consiste la celulitis?
   La celulitis es una hipertrofia de las células adiposas, es decir, los líquidos intersticiales, las grasas y las toxinas que no han sido transportadas y posteriormente eliminadas, se depositan en las células grasas o adipositos, provocando que éstas se hinchen y aumenten de tamaño.
   Como consecuencia de la hinchazón, estas células comprimen todo lo que tienen a su alrededor, entorpeciendo la circulación sanguínea y linfática y, por lo tanto, la eliminación de residuos y toxinas.
   Si este trastorno no se trata a tiempo, las células adiposas siguen engordando y el tejido conjuntivo, al no ser abastecido adecuadamente, se debilita y pierde firmeza, volviéndose más flácido. El resultado es la denominada “piel de naranja”, una piel llena de bultos que se perciben a simple vista o pellizcando levemente la piel. En estados avanzados, la celulitis puede crear otros problemas de difícil solución como flacidez, edemas, varices, estrías y piernas cansadas.
   La diferencia entre obesidad y celulitis reside en que, en la primera, la grasa se reparte de forma más generalizada y el tejido conjuntivo apenas se degenera, mientras que la celulitis se instala en zonas muy específicas del cuerpo, como caderas, glúteos, vientre, muslos, rodillas y tobillos, y además, el tejido subcutáneo se inflama con infiltración de nódulos dolorosos al tacto y depósitos adiposos.
Autodiagnóstico
   La celulitis es un trastorno que tiene fácil tratamiento si se actúa en una fase inicial. Para ello, en el caso de las mujeres, es preciso hacerse chequeos regularmente desde edades muy tempranas.
   Para conocer si existen inicios de celulitis (fase edematosa), basta con pasar suavemente los dedos de la mano por la zona afectada, si ya ha aparecido el trastorno se percibirán, bajo la piel, nódulos más o menos gruesos. La fase “piel de naranja” o segundo estadio ya causa dolor y se caracteriza porque, al realizar la maniobra del pellizco, es decir, al coger una porción de piel entre el pulgar y el índice, se detectan nódulos.
   En el tercer estadio o fase esclerótica, la celulitis ya se percibe a simple vista sin necesidad de maniobras. En esta etapa, la piel está dura, poco elástica y dolorosa, y presenta un aspecto acolchado con pequeños bultos y depresiones.
Tipos de celulitis

• Celulitis edematosa
  
Se presenta con hinchazón, debido a la retención anormal de líquidos, y se localiza en las extremidades inferiores, desde los tobillos hasta los glúteos. En una fase avanzada resulta dolorosa, las piernas tienen forma de columnas gruesas y los líquidos se concentran más en los tobillos, pantorrillas y rodillas, al tacto se aprecian los nódulos bajo la piel.
   Este tipo de celulitis puede aparecer desde la pubertad y si no se corrigen las causas, evoluciona y se extiende rápidamente.
• Celulitis blanda
  
Se caracteriza por la flacidez y poca consistencia de los tejidos, y en ella la superficie cutánea cambia de aspecto según la postura que se adopte. Al tacto provoca dolor, resulta blanda y pastosa y se perciben los nódulos. También puede ir acompañada de sensación de pesadez y pequeñas varices.
   Suele presentarse en las obesidades celulíticas, cuando se realizan repetidos tratamientos de adelgazamiento con pérdida de mucho peso. Puede concentrarse en caderas, glúteos, muslos y tripa o bien ser más generalizada abarcando una amplia superficie.
• Celulitis dura
  
Este tipo se suele dar más en casos de celulitis muy localizadas. Entre sus particularidades destacan su gran consistencia, lo que la hace muy difícil de eliminar, y el engrosamiento considerable de los tejidos. Tal es así, que la piel, la grasa y los músculos parecen que estén soldados, por lo que al tacto no se detectan los típicos nódulos de la celulitis. Además, la piel pierde la elasticidad y se vuelve dura y tensa, provocando en ocasiones estrías.
• Celulitis mixta
  
Se caracteriza por que tiene aspectos de la celulitis edematosa y de la blanda, y presenta flacidez de los tejidos y acumulación de líquidos localizados en diferentes zonas del cuerpo.

 

 

martes, 5 de diciembre de 2017

Cefaleas, 3ª y última parte


CONDICIONANTES HEREDITARIOS
   La aparición de cualquier tipo de dolor se produce por la activación de un tejido que tiene terminaciones nerviosas sensibles a determinados estímulos. En el caso de la cabeza, el detonante para la aparición de las cefaleas es la hipersensibilización de los nervios sensitivos y sensoriales. Se sabe que los factores hereditarios e influencias de tipo genético tienen un papel destacado en el desarrollo de esta situación, predisponiendo a la persona a padecer estas molestias.
Fitoterapia
> CRISANTEMO DEL JARDN (Tanacetum parthenium
  
El crisantemo de jardín, también llamado magarza tiene fama reconocida en el tratamiento de los dolores de cabeza de tipo migrañoso, sobre todo en aquellos que cesan al aplicar calor.                                                                                              
Toma de 2 a 3 tazas de infusión al día.
>
MELISA (MeIisa officinalis)
   Debido a su acción relajante contra la tensión y el estrés, esta planta te ayudará a aliviar el dolor de cabeza causado por la tensión nerviosa.                                                                                                                                                                             
Las dosis recomendadas son de 3 a 4 infusiones diarias, o si prefieres 0,5 g en extracto seco 3 teces al día.
> Tilo (Tillia europaea)
    El tilo, sobre todo su corteza, tiene propiedades antiespasmódicas, vasodilatadoras y sedantes, que hacen de esta planta una herramienta muy útil en el alivio del dolor de cabeza provocado  por espasmos arteriales. Su acción es eminentemente preventiva, por lo que debes tomar tila de forra continuada.                                                                                              
De 3 a 4 infusiones al día, o 3 tomas de 20 a 40 gotas de extracto fluido serán ideales para combatir la cefalea.
> VERVENA (Verbena officinalis)
  
Esta planta contiene verbenalina, una sustancia con acción sedante y analgésica sobre el sistema nervioso vegetativo. También actúa como antiespasmódica sobre el sistema arterial, lo que evita que se produzcan episodios de dolor de cabeza, o al menos se alivia su intensidad.
La dosis más aconsejable de esta planta es de 3 a 4 infusiones al día.
> Ginkgo (Ginkgo biloba)
  
Su acción vasodilatadora hace de esta planta de origen oriental un remedio muy eficaz en casos de cefaleas originadas por la falta de riego sanguíneo en el cerebro.
La puedes tomar en infusión 3 tazas al día.
> Habin (Piscidia piscipula)
  
Es un potente sedante muy utilizado por los indígenas de Jamaica que también puede emplearse para calmar dolores como neuralgias y migrañas. Aunque no es venenoso para las personas, hay que tener cuidado de no sobrepasar las dosis recomendadas.
Puedes tomar tres infusiones al día, preparadas con una o dos cucharaditas de corteza de esta planta por taza.
> Albahaca (Ocimun basilicum)
   Esta planta es perfecta para dolores de cabeza causados por una mala digestión. La albahaca es rica en aceites esenciales como estragol, eugenol y linalol, que la convierten también en un eficaz antiespasmódico.
Como medida preventiva toma una infusión después de las comidas.
Aromaterapia

> Masajes:
  
La aplicación de unas gotas de aceite esencial sobre las zonas afectadas es otra eficaz manera de acabar con las cefaleas.
   Para combatir las molestias producidas por la tensión o el estrés, puedes utilizar 4 ó 5 gotas de aceite de espliego, menta y mejorana en 25 ml. de aceite base. Con este preparado puedes darte un enérgico masaje en el cuello yen los hombros.
> Inhalación:
  
Cuando los dolores de cabeza y las migrañas aparecen como consecuencia de situaciones tensas está especialmente indicado inhalar el vapor de algunos aceites esenciales.
   Para que el efecto sea el deseado deberás inhalar lentamente su aroma y a continuación practicar unos ejercicios de relajación. Los aceites más indicados para esta ocasión son los que se elaboran a partir de rosas, melisas o espliegos.
> Compresas frías:
  
Un sencillo método para aliviar la tensión ocular que suele acompañar a las cefaleas, consiste en aplicar sobre los párpados una compresa fría de agua de rosas, de manzanilla o de agua de espliego. Si lo que quieres es aliviar el dolor de cabeza tensional o bien el producido por una insolación, ponte la compresa fría en la frente o en la parte posterior del cuello.
> Baños calientes:
  
Los aceites del espliego y la rosa añadidos a un baño de agua caliente actúan como poderoso relajante, pero... ¡cuidado! Si empleas aceites esenciales de menta, eucalipto o mejorana empeorarás el dolor, ya que éstos ayudan a favorecer la congestión. Si padeces Migraña, escoge la manzanilla para aplicar al agua del baño.
Los aceites esenciales te pueden ayudar a combatir las cefaleas de diferentes maneras. Escoge los aromas más indicados y el modo de aplicación que más te convenga.
Alerta a los síntomas
   El dolor de cabeza puede variar en función de la calidad, intensidad, duración y características del dolor, así como del momento del día y las condiciones de mejora o empeoramiento que se dan en su aparición. Para diagnosticar las causas y establecer un tratamiento hay que valorar todos estos aspectos, Puesto que las cefaleas indican que existe algún tipo de disfunción, habrá que tener en cuenta otros factores. Así, aunque es una dolencia muy frecuente y uno de los principales motivos de consulta médica, habrá que acudir obligatoriamente al especialista si se produce:
> Fiebre que persiste                                                                                                                                                              > Convulsiones
> Pérdida del conocimiento
> Una aparición brusca y empeoramiento progresivo
> Vómitos sin náuseas que aparecen de manera brusca sin relación con los alimentos ingeridos
> Alteraciones neurológicas
> Falta de respuesta al tratamiento prescrito ;1

 

 

lunes, 4 de diciembre de 2017

Cefaleas, 2ª parte


Cefalea en racimos
Características y localización
   Este tipo de dolor de cabeza es más frecuente en hombres que en mujeres, sobre todo entre hombres de 30 a 40 años.
   El dolor se localiza en un solo lado de la zona ocular y frontal, y suele acompañarse de congestión facial, con algunos síntomas como el resfriado, la conjuntivitis, el lagrimeo, la mucosidad y el taponamiento nasal en el lado donde persiste el dolor.
Duración
   Las crisis -desde unos minutos a varias horas- pueden repetirse durante el día, semanas o meses, y luego desaparecer por mucho tiempo. Son frecuentes los ataques anuales o semestrales.
Causas
  
No hay factores familiares que expliquen este tipo de cefalea. Se atribuye más bien a factores entre los que destacan los cambios atmosféricos (el contraste entre frío y calor), el sueño, la ingesta de alcohol, el estrés y las tensiones de tipo psicol6gico.

Cefalea vascular no migrañosa

Características y localización

   Es una dolencia muy común y tiene una afectación más difusa que la anterior. Este tipo de cefalea se inicia lenta y progresivamente, aunque el dolor puede llegar a ser pulsátil. Generalmente se produce cuando nos despertamos.

 Duración
   Éste
tipo de cefalea se presenta cada día en quienes la padecen, y se da de modo persistente. Las crisis pueden llegar a prolongarse durante varios días.

 Causas

   Aunque se ha comprobado que los factores genéticos tienen una incidencia del 50% en este tipo de cefalea, hay otros agentes causantes, como los cambios metereológicos, el tabaco y el alcohol, los medicamentos vasodilatadores estrés y alteraciones psíquicas.


Cefalea por tensión nerviosa

Características y localización

  
Es la más frecuente, y se produce por tensión y contractura muscular. El dolor se localiza en toda la cabeza, aunque se inicia en la zona posterior para pasar y llegar luego hasta la frente. Esta trayectoria del dolor provoca una sensación de opresión, como si tuviéramos un peso circular alrededor de la cabeza. Se manifiesta de forma crónica persistente, pero de intensidad variable, e incluso junto a otro tipo de cefaleas. Su aparición dificulta la concentración y la capacidad para memorizar cosas.

Duración

   El dolor puede prolongarse desde 30 minutos hasta una semana, y suele persistir hasta que el afectado duerme o se relaja, porque entonces la musculatura se destensa.

Causas
   Los factores de tipo psicológico son los principales causantes de este tipo de cefaleas: conflictos emocionales, ansiedad y depresión. Esto hace necesario que el tratamiento a seguir por estos pacientes sea, a menudo, de prevención a nivel nervioso. Las terapias conductuales de relajación ayudarán también a romper el círculo tensión-dolor-contractura.

Cefaleas de causa orgánico 

Características y localización
 
   Representan el 10% del total y suponen una manifestación de otras enfermedades orgánicas.

Causas

   Hay una gran variedad de factores que producen este tipo de cefalea, Entre las más importantes, hay que destacar: infecciones respiratorias tipo otitis, sinusitis, glaucoma (aumento de la tensión ocular), artrosis de la columna cervical, hipertensión craneal causada por tumores o abscesos, hemorragias o hematomas cerebrales, hipertensión arterial, inflamación del nervio trigémino (hay que descartar los síntomas relacionados mediante una buena exploración física y, si es necesario, con pruebas).

¿POR QU DUELE?
   Aunque buena parte de los tejidos de la cabeza son insensibles al dolor, las arterias y las venas más grandes y una parte menor de las cubiertas del encéfalo sí lo sienten, así como algunos tejidos cuyas terminaciones nerviosas se activan con diferentes estímulos.
   Dentro del cráneo, los nervios duelen cuando se comprimen, las arterias cuando se dilatan (por ejemplo, en casos de fiebre) y las meninges cuando se inflaman.
  
Fuera de él, las arterias duelen cuando se dilatan (en la hipertensión arterial o en la migraña) o cuando se inflaman, los músculos de la cabeza lo hacen cuando se contraen durante largo tiempo (como en la cefalea por tensión nerviosa) y la piel de la cabeza cuando se da un estímulo fuerte o prolongado.
Homeopatía; Tratamientos
> Belladona 9CH:
  
Está indicada en cefaleas que se dan con congestión arterial vascular. Su inicio es brusco y se desarrolla en latidos dolorosos en la frente. Se produce con frecuencia cuando hay golpes de calor y empeora con el ruido, la luz y el movimiento.
> Gelsemlum 9CH:
  
Se da en las cefaleas relacionadas con problemas emocionales o situaciones de tensión. Hay una dificultad para ver claramente o distinguir los objetos, con pesadez de párpados, abotargamiento (hinchazón), temblores y dolor en los globos oculares y la zona occipital, problemas que mejoran con la micción.
> Secale cornutum 7CH:
  
Es el remedio para la migraña vascular que se produce en dos fases. La primera de ellas causa molestias previas sensitivas y visuales, mientras que la segunda se da con el típico dolor inflamatorio provocado por la vasodilatación de los vasos de las meninges.
> Kallum phosphoricum 7CH:
  
Se da en las cefaleas que sufren los estudiantes debido al surmenaje intelectual. Se acompaña de debilidad física, depresión e irritabilidad.
> Actaea racemosa 7CH:
  
Indicado para cefaleas producidas por contractura cervical y dorsal, que se inicia en la zona occipital y acaba en el ojo. Empeora durante la menstruación y se acompaña de dismenorreas proporcionales al flujo menstrual. Gran logorrea (habla mucho) y miedo a la locura.                                                                                                                                                                      > Iris versicolor 7CH:
  
En cefalea con amargor digestivo y vómitos ácidos. Se puede acompañar de alteraciones visuales previas y posteriores. Se trata de una cefalea que se repite con frecuencia o que aparece siempre en fines de semana.
> Sanguinaria canadensis 7CH:
  
Para migraña derecha, que va desde la parte de la nuca hasta el vértice y ojo derecho, Se acompaña de vómitos biliosos, tendencia a sofocos con sensación de calor y enrojecimiento en los pómulos y las orejas. Quienes padecen este tipo de migraña experimentan una gran sensibilidad hacia olores y nudos.
> Kalium bichromicum 7CH:
  
Para migraña de origen hepático y de localización supraorbitaria puntiforme (localizada en un punto). Se acompaña frecuentemente de mucosidad nasal espesa.
> Cyclamen 7CH:
  
En caso de cefalea que precede y acompaña a la regla, con alteraciones visuales en forma de destellos, colores, brillos y también trastornos digestivos.
> Sulfur 9CH:
  
Se recomienda en casos de migraña con congestión, sofoco y calor. Los problemas en la piel y mucosas pueden producirse de vez en cuando en este tipo de cefalea. El carácter de quienes la padecen es alegre, optimista, vigoroso y explosivo, como su cefalea.
>  Ignatia 9CH:
  
En caso de migraña nerviosa, que se agrava con las contrariedades y mejora con la distracción. A veces se acompaña de fenómenos histéricos y espasmofilia.